Planta de tratamiento de aguas servidas en la Ventura

Con la puesta en operaciones de los equipos, la planta que desarrollará el proceso del tratamiento de aguas servidas en La Ventura está lista.

Pará evidenciar su funcionamiento, el alcalde Carlos German en conjunto con funcionarios de la Municipalidad, técnicos de Emsaba-Ep y representantes de la Empresa constructora, realizaron un recorrido por las instalaciones cuya labor será beneficiar a más de 20 mil personas.

“El proceso de prueba inició con la apertura de válvulas para el respectivo llenado, ahora las familias podrán conectarse a este nuevo sistema de aguas servidas y aguas lluvias con la ayuda y capacitación de Emsaba-Ep, para que no existan imprevistos”, mencionó el alcalde Carlos German.

Convenio

Esta planta de tratamiento de aguas servidas para el proyecto de alcantarillado sanitario en La Ventura, también incluye la instalación de equipos para estación de bombeo.

Se desarrolla bajo un convenio entre la Municipalidad de Babahoyo y el Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE), bajo un costo de USD 955.588,25; y es un complemento de la construcción del alcantarillado sanitario del sector, proyectado a futuro para que también puedan recogerse las aguas servidas de Los Laureles y Puerta Negra.

Funcionamiento

Héctor Colombatti, quien es administrador y fiscalizador de la obra, dio a conocer que esta planta utiliza un sistema aeróbico y funciona con inclusión de aire dentro de 2 receptores que a su vez son los reactores, los cuales al girar van generando bacterias cuya función será ir consumiendo la materia que contamina el agua.

“De allí el agua tratada va pasando a otras etapas que van logrando su aclaración o su limpieza, hasta que el excedente llegue a un lecho de secado y el líquido se dirija a una etapa de coloración, para finalmente llegar a un cuerpo de agua o ser usada para riego”, expresó esta autoridad.

Esta planta cuyo tratamiento se basa en reactores de flujo orbital, recogerá a través de una red principal de colectores, todas las aguas servidas del sector a beneficiarse.

Esta agua residual llegará hasta los Clarificadores los cuales separarán los lodos; de allí al Digestor el cual los secará, enviándolos luego a la etapa de deshidratación para poder usarlos como abono.

El líquido que sale limpio de los Clarificadores pasará al área de los Clorinadores, donde se aplica el tratamiento de desinfectante con cloro.

Finalmente el agua estará apta para incorporarse nuevamente al medio ambiente.