Se coordinan acciones para evitar especulaciones de precios

Isabel Sánchez acudió tempranamente hasta el mercado 4 de Mayo para adquirir víveres necesarios para su familia, ante la crisis económica el ahorro ha sido su gran prioridad. Sin embargo no encontró algunos productos que esperaba llevar, pero apunta que deben realizarse controles ante especulaciones de precios.

“No existe un desabastecimiento, pero hay que seguir controlando, muchos no estamos laborando y adquirimos lo que necesitamos con dinero que hemos podido guardar”, sostuvo esta ciudadana.

Por este motivo y gracias a la coordinación del alcalde Carlos German con los directivos de diferentes departamentos de la Municipalidad, la Empresa Pública Municipal de Mercados, Centros Comerciales y Bahías (MECECOB-EP.B), el Departamento de Justicia y Vigilancia; y Vía Pública, trabajan en cuanto a controles de precios en productos y prevenciones en los mercados, lugares de comercio y cascos comerciales en el cantón Babahoyo.

“Estamos controlando y llamando la atención primeramente para aquel comerciante que este especulando, se regularice, si vuelve a infringir la ley tendrá una multa de $38. 50 y en el tercer llamado clausura del local”, sostuvo Alfonso Ríos representante de MECECOB-EP. B, quien recalcó que los ciudadanos deben cumplir las ordenanzas como una motivación al cambio.

Agregó que en los operativos desplegados se observa la calidad, la cantidad, el precio y el peso de los productos en venta.

Por su parte el comerciante Marco Tenelema indicó que el traslado de productos de otros puntos, origina inconvenientes, “los productos de la costa están normales, mientras de la sierra han encarecido por que no los hay, y si hay, están caros lo cual conlleva a que en algunos casos se encarezca, pero no es culpa del comerciante”, mencionó.

Ante esta situación, el despliegue de operativos también ha llegado hasta el casco comercial de la capital fluminense, donde el departamento de Justicia y Vigilancia de la Municipalidad, en conjunto con Vía Pública y sumándose agentes de tránsito (ATM), Policía Nacional e Intendencia de Los Ríos, realizan el control de precios y espacios para garantizar una normal adquisición de productos de primera necesidad por la ciudadanía.

“Con el trabajo desplegado hemos logrado que los comerciantes y la ciudadanía tomen conciencia, de que se puedan realizar la compra y venta de víveres respetando espacios y precios”, mencionó Ángel Oleas, director del departamento de Justicia y Vigilancia de la Municipalidad.

En la actualidad cada centro de abasto cuenta con arcos de desinfección, controles por dígitos a la ciudadanía, usos de mascarillas y guantes, limpieza y controles de precios; labores consideradas como puntos a favor al momento de prevenir contagios por Coronavirus y respetar los valores de los productos comestibles y su normal adquisición.